More Website Templates @ TemplateMonster.com - July 28, 2014!

Promesas eternas para ti

La Biblia registra muchas declaraciones de Dios, los que creemos en Dios las recibimos como "preciosas y grandísimas promesas." En este espacio encontraras diferentes promesas para tu vida, te invitamos a que las veas y te daras cuenta de las grandes promesas que Dios tiene para todos nosotros sin importar cual sea el problema o necesidad que estemos pasando. .

Promesas encontradas en la Biblia

1

Salmo 145:8 “El Señor es tierno y compasivo, es paciente y todo amor.”

Salmo 107:8,9 “Den gracias al Señor por su amor, ¡por lo que hace en favor de los hombres! Pues él apaga la sed del sediento y da abundante comida al hambriento.”

Jeremías 31:3 “Hace mucho tiempo se me apareció el Señor y me dijo: "Con amor eterno te he amado; por eso te sigo con fidelidad.”

Isaías 54:10 “Aunque cambien de lugar las montañas y se tambaleen las colinas, no cambiará mi fiel amor por ti ni vacilará mi *pacto de *paz, dice el Señor, que de ti se compadece.”

2

Proverbios 17:17 “En todo tiempo ama el amigo;  para ayudar en la adversidad nació el hermano.”

Romanos 12:10 “Ámense los unos a los otros con amor fraternal,  respetándose y honrándose mutuamente.”

Juan  15:13 “Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos.”

Eclesiastés 4:9,10 “Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante!”

3

Juan 6:37 “Todos los que el Padre me da vendrán a mí;  y al que a mí viene,  no lo rechazo.”

1 Timoteo 2:3,4 “Esto es bueno y agradable a Dios nuestro Salvador, pues él quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad.”

Romanos 15:7 “Por tanto,  acéptense mutuamente,  así como Cristo los aceptó a ustedes para gloria de Dios.”

Lucas 15:6,7 “y vuelve a la casa.  Al llegar,  reúne a sus amigos y vecinos,  y les dice: Alégrense conmigo;  ya encontré la oveja que se me había perdido.'
Les digo que así es también en el cielo: habrá más alegría por un solo pecador que se arrepienta,  que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse.”

4

Hechos 2:38 “-Arrepiéntanse y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados --les contestó Pedro--,  y recibirán el don del Espíritu Santo.”

Isaías 30:15 “Porque así dice el Señor omnipotente, el Santo de Israel: "En el arrepentimiento y la calma está su *salvación, en la serenidad y la confianza está su fuerza, ¡pero ustedes no lo quieren reconocer!”

2 Pedro 3:9 “El Señor no tarda en cumplir su promesa,  según entienden algunos la tardanza.  Más bien,  él tiene paciencia con ustedes,  porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan.”

5

2 Tesalonicenses 2:16,17 “Que nuestro Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre,  que nos amó y por su gracia nos dio consuelo eterno y una buena esperanza, los anime y les fortalezca el corazón,  para que tanto en palabra como en obra hagan todo lo que sea bueno.”

Salmo 10:17 “Señor, tú escuchas la oración de los humildes, tú los animas y los atiendes.”

Lamentaciones 3:25,26 “Bueno es el Señor con quienes en él confían, con todos los que lo buscan. Bueno es esperar calladamente a que el Señor venga a *salvarnos.”

Jeremías 29:11 “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

6

2 Corintios 1:3,4 “Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  Padre misericordioso y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido,  también nosotros podamos consolar a todos los que sufren.”

Isaías 66:13 “Como madre que consuela a su hijo, así yo los consolaré a ustedes; en Jerusalén serán consolados.”

Salmo 34:18 “El Señor está cerca, para salvar a los que tienen el corazón hecho pedazos y han perdido la esperanza. “

 

 

 

 

7

1 Timoteo 4:9,10 “Este mensaje es digno de crédito y merece ser aceptado por todos. En efecto,  si trabajamos y nos esforzamos es porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios viviente,  que es el Salvador de todos,  especialmente de los que creen.”

1 Pedro 1:3 “¡Alabado sea Dios,  Padre de nuestro Señor Jesucristo!  Por su gran misericordia,  nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo,  para que tengamos una esperanza viva”

Hechos 2:26,27 “Por eso se alegra mi corazón y canta con gozo mi lengua;  mi cuerpo también vivirá en esperanza, porque no dejarás que mi vida termine en el sepulcro,* ni permitirás que el fin de tu santo sea la corrupción.”

8

Deuteronomio 29:9 “Ahora,  cumplan con cuidado las condiciones de este pacto para que prosperen en todo lo que hagan.”

1 Crónicas 22:13 “Si cumples las leyes y normas que el Señor le entregó a Israel por medio de Moisés,  entonces te irá bien.  ¡Sé fuerte y valiente!  ¡No tengas miedo ni te desanimes!”

Josué 1:7 “Sólo te pido que tengas mucho valor y firmeza para obedecer toda la *ley que mi siervo Moisés te mandó.  No te apartes de ella para nada;  sólo así tendrás éxito dondequiera que vayas.”

9

Josué 24:15 “Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor,  elijan ustedes mismos a quiénes van a servir:  a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Éufrates,  o a los dioses de los amorreos,  en cuya tierra ustedes ahora habitan.  Por mi parte,  mi familia y yo serviremos al Señor.”

Génesis 18:19 “Yo lo he elegido para que instruya a sus hijos y a su familia,  a fin de que se mantengan en el *camino del Señor y pongan en práctica lo que es justo y recto.  Así el Señor cumplirá lo que le ha prometido.”

Salmo 78:5-7 “Dios estableció una ley para Jacob; puso una norma de Conducta en Israel, y ordenó a nuestros antepasados que la enseñaran a sus descendientes, para que la conocieran las generaciones futuras, los hijos que habían de nacer, y que ellos, a su vez, la enseñaran a sus hijos; para que tuvieran confianza en Dios y no olvidaran lo que él había hecho; para que obedecieran sus mandamientos.”

10

Hebreos 11:1 “Ahora bien,  la fe es la garantía de lo que se espera,  la certeza de lo que no se ve.”

1 Pedro 1:21 “Por medio de él ustedes creen en Dios,  que lo resucitó y glorificó,  de modo que su fe y su esperanza están puestas en Dios.” 

1 Timoteo 4:9,10 “Este mensaje es digno de crédito y merece ser aceptado por todos. En efecto,  si trabajamos y nos esforzamos es porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios viviente,  que es el Salvador de todos,  especialmente de los que creen.”

Salmo 33:22 “¡Que tu amor, Señor, nos acompañe, tal como esperamos de ti!”

11

Lucas 12:15 “¡Tengan cuidado!  --advirtió a la gente--.  Absténganse de toda avaricia;  la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes.”

Hebreos 13:5 “Manténganse libres del amor al dinero,  y conténtense con lo que tienen,  porque Dios ha dicho:  "Nunca te dejaré;  jamás te abandonaré.”

Lucas 16:10 “El que es honrado* en lo poco,  también lo será en lo mucho;  y el que no es íntegro* en lo poco,  tampoco lo será en lo mucho.”

12

Efesios 4:32 “Más bien,  sean bondadosos y compasivos unos con otros,  y perdónense mutuamente,  así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.”

 Colosenses 3:13 “de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro.  Así como el Señor los perdonó,  perdonen también ustedes.”

 Mateo 6:14 “Porque si perdonan a otros sus ofensas,  también los perdonará a ustedes su Padre celestial.”

13

Jeremías 33:6 “Sin embargo, les daré salud y los curaré; los sanaré y haré que disfruten de abundante *paz y seguridad.”

Oseas 14:4 “a cosas hechas por nuestras manos, pues en ti el huérfano halla compasión.""Yo corregiré su rebeldía y los amaré de pura gracia,
porque mi ira contra ellos se ha calmado.”

1 Pedro 2:24 “Él mismo,  en su cuerpo,  llevó al madero nuestros pecados,  para que muramos al pecado y vivamos para la justicia.  Por sus heridas ustedes han sido sanados.”

Salmo 103:2,3 “Bendeciré al Señor con toda mi alma; no olvidaré ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas mis maldades, quien sana todas mis enfermedades,”